miércoles, 2 de noviembre de 2011

Se solicita Rector

En próximas fechas se llevará a cabo el proceso de reelección para el cargo de Rector de nuestra casa de estudios. En varias publicaciones periódicas (por ejemplo aquí) se ha criticado la gestión del actual rector de la UNAM, José Narro Robles. No es el objetivo de la entrada de este blog desmenuzar todo lo cuestionable o también los aciertos del actual rector.


Sin embargo es un punto de vista compartido por varios de los que cooperan en este sitio web que un cambio en la manera en que se relaciona la Rectoría con la universidad es muy necesario, siendo que parece (así es, parece, al menos a partir de las múltiples apariciones públicas de José Narro) que nuestro actual rector está mucho más ocupado en opinar sobre temas de la actualidad nacional (seguridad, educación, política) que interesado en realizar los cambios radicales que la institución necesita.


De este modo, nos tomamos la libertad (con permiso del involucrado) de exponer resumidamente cinco puntos que amablemente Camilo Ayala Ochoa compartió con nosotros, como parte de un extenso programa que él preparó para postularse como candidato al cargo de Rector de la UNAM. Cabe señalar que la Junta de Gobierno de la UNAM "no encontró razones" para nombrarlo entre los cuatro candidatos.


Es una lástima, aquí los cinco puntos:


1. Reducción al mínimo del gasto administrativo, nada de gastos personales y mayores recursos a la docencia. Para dar un ejemplo de austeridad renunciaría al salario de rector.  

2. Total transparencia administrativa. Por ejemplo, los concursos de oposición serían públicos y habría auditorías externas. 

3. Permitir la certificación de las actividades universitarias. No es posible que se tenga miedo al examen de Enlace.  

4. Mayor vinculación entre la sociedad y la investigación. Se crearía una oficina dedicada al estudio de necesidades sociales que abrirían líneas de investigación. 

5. Recuperación de espacios tomados por estudiantes, grupos externos a la UNAM y partidos políticos, tales como el auditorio Justo Sierra de la Facultad de Filosofía y Letras.

1 comentario:

Daniel L. G. dijo...

Es una pena que la h. Junta de Gobierno no elaborara su rechazo de la candidatura de nuestro amigo. Yo me pregunto, si en este más que saludable proyecto no encontraron razones para incluirlo en el grupo de candidatos, ¿qué clase de razones estaban buscando?
En lo personal creo que, más que nada, lo que no encontraron fue la clase de credenciales que, de acuerdo con los usos y costumbres de la alta burocracia universitaria, se espera que acompañen las solicitudes de aspirantes a puestos como el de rector: ser o haber sido director de tal o cual facultad o instituto, ser o haber sido secretario de esto o lo otro o lo de más allá, etc.
Sin embargo, esos son requisitos y no razones. Además, yo no encuentro que se le pueda asignar un valor absoluto, por decirlo así, al hecho de que un pre-candidato se haya desempeñado como, por poner un ejemplo, director de una ENP, ¿qué tal si su administración fue un completo desastre?
Más bien, diría yo que lo que encontró el panel de selección fueron razones para NO aceptar la candidatura de Camilo. ¿Reducción del gasto administrativo, transparencia, la prueba Enlace y la recuperación del auditorio? Más de un funcionario se ha de haber permitido una leve sonrisa sardónica al tiempo que escribía en el margen de la hoja, el manguillo de la estupenda Montblanc bien sujeto entre pulgar e índice: "No aprobado".